Inicio > Impuesto sobre el Valor Añadido > El IVA y las Entidades sin Ánimo de Lucro

El IVA y las Entidades sin Ánimo de Lucro

Para Entender cómo afecta el Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante IVA) a las Entidades sin Ánimo de Lucro (en adelante ESAL) deberemos partir de la legislación aplicable:

El Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante IVA) viene regulado por la Ley 37/1992 de 28 de diciembre (que aprueba la Ley del IVA –LIVA) y el Real Decreto 1624/1992 de 29 de diciembre (que aprueba el Reglamento del IVA –RIVA).

En ellos se establecen los elementos esenciales del impuesto.

  1.  El hecho imponible del IVA (es decir, qué grava el IVA):
  • Estarán sujetas al impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, incluso si se efectúan en favor de los propios socios, asociados, miembros o partícipes de las entidades que las realicen.
  • Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  • Las importaciones de bienes

Siendo las entregas de bienes la transmisión del poder de disposición sobre bienes corporales y las prestaciones de servicios todo lo que no sea entrega de bienes, así es como ambos conceptos se definen en la LIVA, dando, para el caso de las prestaciones de servicios, una enumeración abierta.

2. El sujeto pasivo del IVA. En el caso de las entregas de bienes y prestaciones de servicios:

  • Las personas físicas o jurídicas que tengan la condición de empresarios o profesionales y realicen las entregas de bienes o presten los servicios sujetos al Impuesto.

Otros aspectos importantes que debemos de tener en cuenta, y que viene recogido en la LIVA,  son los conceptos de actividad empresarial o profesional y de empresario y profesional:

3.  Son actividades empresariales o profesionales las que impliquen la ordenación por cuenta propia de factores de producción materiales y humanos o de uno de ellos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

4. Son empresarios o profesionales las personas o entidades que realicen las actividades empresariales o profesionales definidas en el apartado anterior. No obstante, no tendrán la consideración de empresarios o profesionales quienes realicen exclusivamente entregas de bienes o prestaciones de servicios a título gratuito.

Partiendo de esta simplificación de la Ley  vamos a intentar responder a algunas preguntas basándonos en la legislación antes indicada.

¿Son las Entidades sin Ánimo de Lucro, sujetos pasivos del IVA?

Serán sujetos pasivos del impuesto siempre que obtengan una contraprestación por los bienes y servicios que ofrezcan, habida cuenta que en la LIVA la sujeción al impuesto se da con independencia  de los fines que se persigan.

En el caso que las entregas de bienes y prestaciones de servicios sean realizadas por las ESAL sin contraprestación, es decir, a título gratuito, no serán sujetos pasivos del impuesto, y en consecuencia no tendrán que repercutir el IVA.

¿Hay algún tipo de exención por las actividades realizadas por una ESAL?

La LIVA contempla dos tipos de exenciones:

  1. Exenciones de aplicación directa. Son aquellas que no necesitan reconocimiento previo por parte de la Administración Tributaria para ser aplicadas. Las más relevantes son las de educación y las de sanidad.
  2. Exenciones de carácter rogado. Son aquellas en las que es necesario solicitarlas previamente por el interesado para poder ser aplicadas. Las más importantes son:
  • De asistencia social realizadas por entidades de derecho público o entidades de privadas de carácter social.
  • Deportivas, siempre que sean realizadas por entidades de derecho público, federaciones deportivas, Comité Olímpico Español, Comité Paralímpico Español y  entidades privadas de carácter social
  • Culturales, cuando sean realizadas por entidades de derecho público o entidades privadas de carácter social.
  • Servicios prestados directamente a sus asociados por uniones y agrupaciones de interés económico, constituidas por personas que ejerzan esencialmente una actividad exenta y no sujeta al impuesto.

Para tener derecho a las exenciones establecidas en el punto 2 es necesario un reconocimiento previo por parte de la Administración Tributaria donde radique el domicilio social. Es decir, si la ESAL quiera  acogerse a la exención debe solicitar la misma y que la Administración Tributaria se la conceda. Si bien en caso de silencio administrativo, transcurridos 6 meses, se entiende concedida la misma.

Partener derecho a las exenciones rogadas de asistencia social, deportivas o culturales, las ESAL tienen que ser declaradas establecimiento de carácter social. Este carácter social lo reconoce la Administración Tributaria si se cumplen los siguientes requisitos:

-       Tener finalidad no lucrativa y que los beneficios que se obtengan se destinene al cumplimiento de los fines de la entidad.

-       Gratuidad en los cargos de presidente, patrono o representante legal y no tener interés económico alguno en los resultados económicos de la entidad.

-       Los asociados de las entidades, sus cónyuges o parientes consanguíneos hasta segundo grado inclusive no pueden ser los destinatarios principales de las operaciones exentas.

 

Por tanto, siempre que una ESAL realice alguna actividad del punto 1. anterior, estará exenta sin necesidad de ningún reconocimiento. Si realiza alguna de las actividades del punto 2., si quiere optar por la exención, deberá tener el reconocimiento de la Administración Tributaria para lo cual deberá realizar la correspondiente solicitud.

En este punto hay que advertir del hecho de que la exención del IVA es una opción (salvo que se desarrollen actividades de educación y sanidad), y que si se concede simplifica los trámites a la ESAL, pero nada más.

Quiero decir con esto que obtener la exención del IVA puede no ser la mejor opción y es conveniente asesorarse por un profesional para que determine si a la ESAL le interesa o no solicitar la exención.

La exención del IVA supone que emitirá sus facturas sin cobrar –repercutir- el IVA, pero sí que se soportará en las compras y servicios que se reciban y éste no se podrá deducir (se le considera a efectos fiscales en la normativa del IVA como consumidor final), lo que le supondrá un mayor coste. La ESAL no tendrá que realizar liquidación de IVA alguna (salvo que realice algún otro tipo de actividad económica sujeta y deba aplicar la regla de la prorrata).

Por último añadir que las exenciones previstas para el IVA son aplicables a todo tipo de ESAL con independencia de su forma jurídica (asociaciones declaradas o no de utilidad pública, fundaciones, federaciones..).

 

¿Se debe aplicar el IVA a las cuotas de los usuarios?

  •  Si con el pago de la cuota no da derecho a recibir la prestación de un servicio o la entrega de bienes, no se debe repercutir IVA.
  • En el caso que el pago de la cuota de derecho a recibir la prestación de un servicio o la entrega de bienes, se deberá repercutir el IVA, salvo que la entidad tenga reconocida la exención.
About these ads
  1. Jose Vicente
    21 febrero, 2014 en 18:13

    En caso de obtener la exención del iva, la entidad puede facturar sin iva y por cualquier concepto.

    • luisgraciaplou
      21 febrero, 2014 en 23:53
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores